PA
Regresar al blog
2017-04-06
Estos son algunos alimentos adecuados para consumir antes y después del ejercicio

La actividad física y el deporte son sinónimos de bienestar y salud, expresan valores de vida, alegría, libertad y favorecen las oportunidades para compartir  y socializar.

La mayoría nos alejamos de la comida antes de hacer ejercicio. Cometemos un gran error, aunque no lo creas, comer antes de una intensa jornada de entrenamiento puede ayudar a conseguir mejores resultados. De igual manera sucede después de la actividad física, debemos aprender a alimentarnos para optimizar de mejor manera los resultados.

Antes de entrenar

Los más recomendados son: coctel de frutas, jugo natural, nueces, yogur, galletas de trigo, pan de grano entero, ensalada de pollo, atún, barra de cereales, leche y queso.

Se recomiendan estos en dosis moderadas, principalmente porque son alimentos de asimilación rápida, el cuerpo no se tardará en digerirlos y no existirá esa famosa pesadez en el estómago al realizar actividad física.

Si deseamos llenarnos de energía los nutricionistas recomiendan zumo de frutas antes del entrenamiento, este pasará directamente al torrente sanguíneo más rápido que de forma sólida.

El tiempo de tolerancia de la última comida previo a la actividad física es individual, aunque hay una indicación general de 1 a 2 horas previas.

Durante el entrenamiento

No podemos dejar de lado los alimentos que ingerimos cuando pretendemos rendir al máximo potencial durante el ejercicio ¿Qué podemos comer durante el esfuerzo?

Lo esencial es mantenerse hidratado, también se puede consumir jugo de fruta natural, bananas, barras energéticas o frutas deshidratadas.

Las bebidas energizantes de cualquier tipo no son recomendadas, a menos que seamos un corredor de maratón o un ciclista que ha tenido un desgaste calórico considerable. Estás aportan grandes cantidades de azúcar que no necesitamos. Si te gusta el gimnasio, aerobics o las clases de baile, entonces bastará con beber mucha agua para mantenerte hidratado.

Después del entrenamiento

Los alimentos posteriores  al entrenamiento deben ser proteínas y carbohidratos ya que nuestro cuerpo ha pasado por un desgaste y es el momento en que está más receptivo a recoger y almacenar energía para el proceso de recuperación.  Durante las 6 horas consecutivas a la actividad física se recomiendan alimentos con un alto índice de glucosa, como los plátanos, espaguetis y zumo de naranjas. Los depósitos de glucógeno  y la disposición de aminoácidos en sangre estarán bajos y sentiremos fatiga por lo que es de suma importancia nivelar este almacenamiento para una óptima recuperación.

Lo que comamos después del ejercicio es clave si queremos complementar adecuadamente nuestros resultados. Después de entrenar nuestro cuerpo ha perdido líquido, minerales y electrolitos, por lo tanto, es fundamental reponerlos adecuadamente para promover una buena recuperación.

Las porciones de comida deberán ser divididas cuidadosamente en nuestros platos, una forma sencilla de integrar porciones es  partiendo nuestro plato en dos, una mitad destinada a las verduras y la otra mitad a las proteínas y carbohidratos.

Si queremos ganar masa muscular debemos ingerir alimentos ricos en proteína y con un mínimo de hidratos simples, esto estimulará la hipertrofia o síntesis de proteínas musculares ya que al estimular nuestro cuerpo con pesas rompemos las fibras musculares y al estar dañadas necesitan de aminoácidos y proteínas para su recuperación y crecimiento.

Si lo que buscamos es perder peso y quemar grasas, solo será suficiente con beber líquido en abundancia, cuidar la hidratación y sobretodo, esperar una hora para consumir alimentos.

Ahora que sabes qué comer antes y después del entrenamiento, es de gran importancia lograr cambios reales en tu cuerpo. No olvides considerar estos tips.